diumenge, 7 d’abril de 2013

Creients o No Creients, aquesta és la qüestió.













Per una d'aquelles casualitats, he coincidit en el temps en la lectura de "Por qué no soy Cristiano" (1927) de Bertrand Russell en el qual fa una defensa raonada dels no creients, amb la proclamació del nou  Papa i tota la parafernàlia que ha acompanyat a aquest esdeveniment; però abans de referir-me a l'espectacle a que feia esment, unes línies amb alguns dels pensaments que Russell va comentar en algunes conferències i que recull en aquest llibre:



Deia Russell:

El alma y la inmortalidad. (1930)
Puede decirse, hablando en sentido general, que el cuerpo representa la parte social y pública de um hombre, mientras que el alma representa la parte privada. Al poner de relieve el alma, la ética cristiana se ha hecho completamente individualista. (...)
Este individualismo culminó en la doctrina de la inmortalidad del alma individual, que estaba destinada a disfrutar dicha o pena eternas, según las circunstancias. Por ejemplo, si uno se moría inmediatamente después que un sacerdote hubiera rociado agua sobre és tras pronunciar ciertas palabras, heredaba la dicha eterna; pero, si después de una vida larga y virtuosa, uno moría herido por un rayo en el momento que blasfemaba porque se le había roto el cordón de una bota, merecía un tormento eterno. 

Aquesta era una de les amenaces que com una salmòdia, més sovint vaig sentir repetir quan era nena, no pas a casa sinó a les xerrades dels capellans que visitaven periòdicament l'escola per tal d'adoctrinar-nos, i val a dir que ho trobava del tot injust, però que deixava un pòsit de por davant la possibilitat de rebre un castic etern per coses del tot intranscendents.

La religión, como tiene su origen en el miedo, ha dignificado ciertas clases de miedo y ha hecho que la gente no las considere vergonzosas. Y de esta forma ha hecho un gran perjuicio a la humanidad, puesto que todo miedo es malo.

Reglas morales.
¿Tenemos la seguridad de que sólo prohibimos cosas realmente dañinas o, en todo caso, tan abobinables que ninguna persona decente pueda justificarlas? No estoy muy convencido de ello.
La moral corriente es una mezcla curiosa de utilitarismo y superstición, pero la superstición se lleva la mayor parte (cosa natural, ya que es el orígen de reglas morales). 

Ciencia y felicidad.
La vida no debe ser regulada ni excesiva ni metódicamente; nuestros impulsos, cuando no son positivamente destructivos o dañinos para los demás, deben tener en lo posible un libre juego; es necesario que haya lugar para la aventura.

Gente bien
La principal característica de la gente bien es la alaudable costumbre de mejorar la realidad. Dios hizo el mundo, pero la gente bien piensa que ellos podrían haberlo hecho mejor. (...) La esencia de la gente bien es que odian la vida tal como se manifiesta en las tendencias de cooperación, en el bullicio infantil y sobre todo en sexo, cuya sola idea les obsesiona. En una palabra, la gente bien es la gente de mente sucia.

Nuestra ética sexual (1936)
El sexo, incluso cuando la Igesia lo bendice, no debe ser una profesión. Es justo que la mujer reciba su pago por cuidar la casa, cocinar y atender a los hijos, pero no únicamente por tener relaciones sexuales con un hombre. Tampoco la mujer que ha amado y ha sido amada por un  hombre debe vivir de la pensión para alimentos cuando el amor ha terminado. Una mujer, como un hombre, debe trabajar para ganarse la vida, y una mujer ociosa no es intrínsecamente más digna de respeto que un gigoló.

I ara reprenc el fil de la transmissió del nomenament: 
Vaig estar-me una estona mirant la cerimònia; tota una representació, amb la guàrdia vaticana ben formada i la banda de música que ara anava cap aquí, ara cap allà, tot ben mesurat per donar un bon espectacle. De tant en tant les càmeres es fixaven en les persones que dirigien les mirades vers un balcó tancat per on havia de presentar-se a la multitud el nou patriarca de l'església, tots amb posats expectants, però que un cop notaven que les enfocaven no es podien estar de saltar i cridar: potser era una demostració d'alegria desfermada, però curiosament només es desfermava quan veien una càmera a prop. Vaig pensar: Té, com quan reben un ídol de la música o al Barça quan ha guanyat algun títol. I és que en el fons és una mica el mateix i els i les "fans", se solen comportar de la mateixa manera a la que apareix una càmera de televisió. Val a dir que d'aquest comportament no se n'escapaven ni les moltes religioses que allà es trobaven.

I ja per concloure, una reflexió molt sensata del mateix Russell:

Yo respeto a los hombres que sostienen que la religión es verdadera y que por lo tanto hay que creer en ella, pero sólo puedo sentir una profunda reprobación moral por los que dicen que hay que creer en la religión porque es útil y que preguntarse si es cierta es una pérdica de tiempo.

Com no podria ser d'altra manera comparteixo i demano el respecte que manifestava Russell, tant pels creients com pels no creients.

 

2 comentaris: