dissabte, 31 de desembre de 2016

Resistir



En aquests temps tant plens d'incerteses que ens demana molt coratge, és més que evident que ens cal una bona dosi de paciència, o potser millor de resistència,

"La Resistència Íntima" de'n Josep Maria Esquirol  reflexiona vers la complicada condició humana i ho fa des d'un punt de vista filosòfic que no resulta en absolut obscur o farragós:

Resistir no sólo es propio de anacoretas y ermitaños. 
(...)
Es resistente es capaz de renunciar a comodidades y a posesiones, incluso, in extremis, es capaz de sacrificarse. 
(...)
La paciencia tiene más poder que la fuerza. (Plutarco)
(...)
La fortaleza es capacidad de aguantar, capacidad de resistir y de soportar lo adverso que viene. En este sentido, fortaleza, paciencia y resistencia son una misma cosa. 

Quan escolto que algun polític conegut es refereix al diàleg condicionat no puc per menys de constatar el gran error de confondre diàleg amb imposició. En Josep Maria s'hi refereix així:

Un diálogo auténtico es como un canto a dos voces. (…) El diálogo -el pensar juntos- es mucho más que un simple intercambio; es contacto y compañía que dice, celebra y, al mismo tiempo, se protege del mundo. 
(...)
El silencio, en cambio, no es mudo sino, con frecuencia, muy significativo y elocuente. Lo contrario de la palabra no es el silencio, sino la violencia. 

Són tant i tant variats els aspectes a què es refereix l'estudi que seria molt llarg i feixuc anar-hi afegint cites i més cites.
És un escrit per llegir pausadament, per aturar-se a pensar i rellegir algunes afirmacions o frase contundent que, almenys personalment, penso que resulta reconfortant:

En un universo de dimensiones inimaginables, la casa es el rincón que actúa como centro del mundo. De ahí que la casa modesta sea más casa que el gran palacio.
(...)
A casa no se va, se vuelve, y se suele volver a casa cada día. Pero retorno, no eterno retorno.
(...)
La finitud y la muerte no se superan: se afrontan.

I disculpeu-me si tanco aquest escrit amb un parell de reflexions que m'han fet sentir l'orgull de ser mestra:

La del médico y la del maestro no son profesiones como las demás: detrás de la especialización hay dedicaciones que toda antropología filosófica debería tener muy en cuenta.
(...)
El buen maestro es también médico, primero porque cuida de sus discípulos, y después porque bajo su cobijo los efectos son beneficiosos. En cambio, la retórica siempre es fría e indistante.

2 comentaris: