diumenge, 1 de setembre de 2013

Franco, Hitler y el estallido de la Guerra Civil española.

Ángel Viñas en aquest exhaustiu i documentat estudi, fa un recorregut pels precedents de la Guerra Civil espanyola i alhora desmunta alguns dels mites que des d'alguns àmbits interessats s'han elaborat respecte les relacions entre Franco i Hitler. Un d'ells, força significatiu, el que ens vol presentar a Franco com un gran estratega que va impedir que Espanya entrés en la segona guerra mundial:

La atracción del “Imperio” de la mano de Tercer Reich.
En el verano de 1940 Franco quiso entrar en guerra al lado de Hitler.
(...) Se sabe desde hace tiempo la fecha en que la decisión de participar en el conflicto europeo fue transmitida formalmente a Berlín. El 19 de junio de 1940 el embajador de España, marqués de Magaz, entregó al secretario de Estado von Weizsäcker un memoràndum. En él se afirmaba que, una vez que Francia había quedado fuera de combate, y en el caso de que Inglaterra continuara la lucha, España estaría dispuesta a entrar en guerra tras un corto período de preparación de la opinión pública. (pps. 468-469)
(...) las razones para entrar en guerra al lado de Alemania (e Italia) terminaron disipándose. (...) Lo que no se disipó fue la alienación con el Eje, que persistió más allá de toda consideración razonable y que, a veces, se intensificó. (p.474)

Abans d'aquest episodi ja s'havia establert una relació interessada entre ambdós personatges com ho demostra el fet de la intervenció en el conflicte al Rift:

Gases alemanes en el Rif:
A mitad de 1923, en los sangrientos combates de Tizzi Assa las tropas españolas utilizaron iperita. [gas mostassa]
(...) El nuevo jefe de la Legión era entonces el ya teniente coronel Francisco Franco, nombrado el mes de junio. Su llegada a Marruecos en su nuevo mando coincidió con la ofensiva rifeña.( p. 98)
(...) Ya en abril de 1924 el agregado militar en Madrid había telegrafiado a París acerca de las intenciones españolas de utilizar gases en la futura ofensiva aérea. A finales del mismo mes confirmaba el uso y señalaba que Primo de Rivera había adquirido bombas con gases asfixiantes en Alemania. (p.100)
(...) La producción de gases en Espanya con finalidades bélicas debió de ser considerable. Kunz y Müller, basándose en datos del informe de Grauerr y Jeschonnek, estiman que entre 1923 y 1925 debieron obtenerse por lo menos cerca de 400 toneladas de iperita, algo más de la tercera parte de lo que Francia e Inglaterra produjeron durante la primera Guerra Mundial.
Marruecos, lo ha subrayado Preston entre otros muchos autores, fue la gran experiencia formativa del futuro Caudillo: una guerra brutal, llevada a cabo sin contemplaciones, con desprecio por la vida, entre los adversarios y, con harta frecuencia, entre las proipias filas. ( p 109)

Però per què va ajudar Hitler a Franco? Quin tipus d'interès el va moure? Més d'un cop he sentit que la Guerra Civil espanyola va ser per Hitler com una mena de banc de proves vers la propera guerra que es preparava, Viñas, ens ofereix la seva reflexió al respecte.

Los motivos de Hitler para la intervención: se excluyen el factor militar y el económico.
Algunos autores han destacado motivaciones de índole militar siguiendo las propagadas por Göring, en sus famosas declaraciones ante el Tribunal aliado de Nuremberg; se había pronunciado de manera favorable a la intervención, “por un lado, para contener la expansión del comunismo en aquella zona, pero, por otro, para probar con tal ocasión a mi nueva Luftwaffe en algún que otro punto técnicos.”
(...) Bien conscientes del papel capital que poco más tarde en 1936 le tocaría a Göring desarrollar en el campo de la política económica, clarament orientada a acelerar el rearme, muchos autores han examinado con suspicacia los motivos por él declarados y se han centrado en los aspectos económicos.
Sin embargo, la experiencia de las relaciones comerciales con España no justificaba la intervención para conseguir materias primas y productos alimenticios, que ya se obtenían sin desembolsos de divisas y en cantidades no sólo regulares, sino incluso crecientes. (pps. 384-386)
El componente estratégico y el incentivo táctico.
El 25 de julio de 1936 Hitler podía pensar que, a cambio de la limitada ayuda que se solicitaba, cabría modificar –si Franco triunfaba- la situación estratégica en el Mediterráneo occidental a la vez que se eliminaba la posibilidad de acercamiento a Francia, e incluso a Rusia, del Gobierno de Madrid, posibilidad que no se había constatado en la etapa de paz del régimen republicano. (p.394)
(...)La común participación en la Guerra Civil española consolidaría el acercamiento entre las dictaduras fascistas, que ya habían favorecido las tensiones anglo-italianas en el Mediterráneo y la política del Gobierno francés. (p.397)
(...) De su intervención en España Hitler se prometería ventajas políticas y estratégicas en el marco de sus preocupaciones ideológicas y “programáticas”
Hitler no estuvo interesado en que la Guerra Civil terminase rápidamente. Lo dijo, en ocasiones, con claridad meridiana. En ello divergió de sus soldados en España y explica porqué nunca decidió, a diferencia de lo que hizo Mussolini, el envío masivo de tropas, que necesitaba para reforzar sus planteamientos tácticos en el gran tablero europeo. La Legión Cóndor fue el techo máximo que contempló y a él se atuvo. (p. 448)

I encara un altre mite que s'ha mantingut, ha estat el del suposat ajut que Franco va oferir als jueus perseguits, fins i tot s'ha dit que van poder trobar un refugi segur en Espanya, però, seguint amb l'estudi,  res més lluny de la veritat:

La función de aprovisionamiento al Tercer Reich y su contrapartida: material de guerra y fortunas judías.
Frente a la realidad diaria de la persecución nazi contra los judíos, sobre todo en la Francia ocupada, las autoridades de Madrid, que hicieron mucho menos en favor de aquéllos que lo que suele presentar la literatura pro-franquista, pretendieron que el Tercer Reich considerase como españolas las fortunas de los judíos sefarditas a los que, a pesar de tener pasaporte espanyol, no se les autorizó a asentarse en España. Ni que decir tiene que con ello se abrieron las puertas para su deportación y trágico destino final. (p.497)

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada