dijous, 27 de març de 2014

Algú pensa en el nostre bé?


No us deixeu enganyar. Els poderosos no fan res pensant en el nostre bé, només pensen en el seu particular, en el bé de l'imperi.

Pretendre comentar o resumir aquesta extensa obra seria sens dubte una tasca complexa i en el meu cas, inabastable.

El professor Josep Fontana és, sens dubte, un prestigiós historiador. Ell mateix a la Introducció ens fa avinent el per què va emprendre aquesta aventura de tan gran magnitud.

Em remeto doncs a les seves paraules:

Este libro tiene su origen en una preocupación personal. Su autor tenía 14 años cuando terminó la segunda guerra mundial y creció con la esperanza que se cumplieran las promesas que habían hecho en 1941, en la Carta del Atlántico, los que iban a resultar vencedores en la lucha contra el fascismo, en un programa en que nos garantizaban, entre otras cosas, "el derecho que tienen todos los pueblos a escoger la forma de gobierno bajo la cual quieren vivir" y una paz que había de proporcionar "a todos los hombres de todos los países una existencia libre, sin miedo ni pobreza".

Cuando se han cumplido ya setenta años de aquellas promesas la frustración  no puede ser mayor. (...) Y lejos de la prosperidad global que se nos anunciaba, vivimos en un mundo más desigual, puesto que la divergencia entre los niveles de vida de los países desarrollados y los de aquellos que se acostumbraba a denominar "en vías de desarrollo", lo cual parece hoy un sarcasmo, no solo es mayor ahora que en 1945 -lo que implica que la globalización ha actuado como un factor de empobrecimiento relativo- sino que sigue aumentando día a día.

Dit això comença un exhaustiu recorregut pels diferents estadis de la recent història fins arribar a la conclusió que el que ha triomfat és el capitalisme.

No se'n escapa al seu anàlisi la pretesa ajuda humanitària i si bé no pretén posar a totes les diferents organitzacions humanitàries que treballen per tractar d'alleugerir la pobresa, en el mateix sac, sí que ens alerta, però, dels perills d'unes actuacions interessades que ens pot fer reflexionar al respecte.

La mayoría de las instituciones que participan en esta actividad [combatre la fam i la pobresa] la justifican por la necesidad de aliviar el hambre, bien sea directamente con envíos de alimentos, bien promoviendo proyectos que ayuden a paliarla. (...) Algunas se han convertido con el tiempo en negocios de ayuda que consumen la mayor parte de los recursos que reciben en viviendas, vehículos de todo terreno y salarios para sus funcionarios. 
(...)
No se puede negar el carácter altruista de muchos de cuantos intervienen en estas gestiones, ni menospreciar la ayuda real que han prestado a poblaciones que se encontraban en graves dificultades. (...)  En todo caso, conviene prevenir el riesgo de que se utilicen para justificar nuevas formas de dominación informal, al modo en que en su tiempo se empleó la visión de la "carga del hombre blanco" para justificar el imperialismo.

Només em cal concloure recomanant modestament aquesta lectura, llarga i complexa, però sens dubte interessant i aclaridora.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada